Skip to Main Content

+

+

La hepatitis C crónica es una causa muy importante de cirrosis hepática y de carcinoma hepatocelular. Se calcula, de hecho, que alrededor del 3% de la población mundial está infectada de manera crónica por el virus de la hepatitis C (HCV, del inglés hepatitis C virus). Hasta hace poco, el tratamiento de la HCV dejaba mucho que desear; una de sus principales limitaciones era la inclusión del interferón en el régimen terapéutico, que se asocia en muchos pacientes con efectos secundarios molestos y debilitantes. Además, el tratamiento actual solo produce una respuesta viral mantenida en el 45–70% de los pacientes, así como una elevada incidencia de recaídas, y se administra por vía parenteral y no oral.

+

Se ha demostrado, por fin, en varios estudios clínicos (Afdhal et al., 2014; Pawlotsky, 2014) la eficacia de un comprimido oral combinando dos antivirales que actúan directamente sobre polimerasas y proteasas clave para la replicación del HCV. En la mayoría de esos estudios se usaron ledipasvir y sofosbuvir (o sus variantes), que poseen una potente actividad contra el HCV, y se administró diariamente un comprimido por vía oral con esos fármacos durante 8, 12 o 24 semanas, con ribavirina o sin ella. Los resultados fueron homogéneos e impresionantes: se consiguió una respuesta virológica mantenida del 93–99% con las distintas pautas. Incluso sin usar ribavirina, la respuesta a las 12 semanas osciló del 94% al 99%. Cabe también destacar que la pauta con un solo comprimido resultó de fácil administración y escasos efectos secundarios; muy pocos de los pacientes que recibieron solo los dos antivirales durante 12 semanas tuvieron que interrumpir el tratamiento por efectos adversos (Chung y Baumert, 2014).

+

Se oirá hablar mucho más de estos y de otros antivirales directos para el tratamiento de la HCV, pero algo es seguro, que se ha marcado un hito importante y que se dispone en la actualidad de una gama de anti-HCV de acción directa muy prometedora para curar esta terrible enfermedad.

+

Por desgracia, siempre hay una cruz en toda buena noticia; el coste del tratamiento es enorme. En la actualidad, un tratamiento de 12 semanas de solo sofosbuvir cuesta 84 000 $, unos 1000 $ por comprimido (Hoofnagle y Sherker, 2014), y es evidente que la adición de ledipasvir aumentará ese coste.

Afdhal N et al. Ledipasvir and sofosbuvir for previously treated HCV genotype 1 infection. N Engl J Med. 2014;370:1483.   [PubMed: 24725238]
Chung RT, Baumert TF. Curing chronic hepatitis C—the arc of a medical triumph. N Engl J Med. 2014;370:1576.   [PubMed: 24720678]
Hoofnagle JH, Sherker AH. Therapy for hepatitis C—the costs of success. N Engl J Med. 2014;370:1552.   [PubMed: 24725236]
Pawlotsky J. New hepatitis C therapies: The toolbox, strategies, and challenges. Gastroenterology. 2014:146:1176.   [PubMed: 24631495]

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.