Skip to Main Content

+

+

La hemorragia subaracnoidea aneurismática comporta una elevada mortalidad y afecta a menudo a un grupo de pacientes relativamente joven. Muchos de los que sobreviven al ictus inicial sufren discapacidad neurológica secundaria a la misma hemorragia o a complicaciones tardías, como la isquemia por vasoespasmo cerebral. Se han estudiado varios fármacos para mejorar las consecuencias de esta hemorragia y, durante décadas, se ha usado el nimodipino con ese objetivo, pero sus efectos son moderados y existe una necesidad apremiante de fármacos más eficaces. Según los resultados de estudios de fase 2, la administración de estatinas puede mejorar el pronóstico clínico, supuestamente por sus efectos neuroprotectores.

+

Para determinar definitivamente el papel de las estatinas en la hemorragia subaracnoidea, Kirkpatrick et al. (2014) llevaron a cabo un gran estudio internacional, multicéntrico, aleatorizado, con doble enmascaramiento y grupos paralelos de pacientes con hemorragia subaracnoidea aneurismática y edad comprendida entre 18 y 65 años. Los pacientes incluidos presentaban signos de confirmación de un aneurisma en los estudios de imagen y habían transcurrido menos de 96 horas desde el comienzo del sangrado subaracnoideo. Se excluyó a los pacientes que ya estaban tomando una estatina, a las gestantes y a los que tomaban fármacos que podían presentar una interacción importante con las estatinas, como inhibidores potentes del CYP3A4. Se distribuyó a los pacientes de manera aleatoria para recibir 40 mg of simvastatina diariamente o placebo en una proporción 1:1. El tratamiento se inició lo antes posible dentro de las primeras 96 horas y se mantuvo hasta el alta o hasta tres semanas. El criterio primario de valoración fue la distribución de las puntuaciones de la escala de Rankin modificada (mRS, del inglés modified Rankin Scale) a los 6 meses.

+

Se aleatorizó a 803 pacientes con características iniciales bien equilibradas entre los dos grupos. A los 6 meses de seguimiento no se observaron diferencias significativas entre sendos grupos en la proporción de pacientes con evolución favorable, definida por una puntuación de la mRS de 0–2 (271 pacientes del grupo de la simvastatina y 289 del grupo placebo; razón de posibilidades, 0.97; intervalo de confianza al 95%, 0.75–1.25; p = .81). Tampoco fueron significativamente diferentes la tasa de pacientes que fallecieron, la de casos de evolución favorable al alta ni los criterios secundarios examinados, como duración del ingreso o deterioro clínico relacionado con déficit isquémico tardío.

+

En el seguimiento, se observó una significativa reducción respecto al inicio de los niveles de marcadores bioquímicos de colesterol en el grupo de la simvastatina, como era de esperar. No se observaron diferencias en cuanto a efectos adversos. Por distintos motivos se retiró el fármaco del estudio antes de lo previsto a 26 pacientes del grupo de la simvastatina y a 36 del grupo placebo; en un análisis a posteriori limitado a los que completaron el estudio, no se encontraron diferencias en cuanto al criterio primario de valoración.

+

En este gran e importante estudio, no se demostró que el uso de las estatinas en la ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.