Skip to Main Content

+

+

El infarto de miocardio con elevación del segmento ST (STEMI, del inglés ST-segment elevation myocardial infarction) causa considerable morbilidad y mortalidad y el tamaño del infarto es el principal factor de pronóstico clínico. Ante la evidencia por imagen de que la administración temprana de metoprolol IV se asocia a una reducción del tamaño del infarto, Pizarro et al. (2014), en un estudio multicéntrico, comparativo y aleatorizado (METOCARD-CNIC), han examinado los efectos sobre la evolución clínica a largo plazo de la administración temprana de metoprolol a pacientes con STEMI. Se distribuyó de manera aleatoria a 270 pacientes con STEMI para que recibieran metoprolol por vía IV previo a la reperfusión (hasta 3 emboladas de 5 mg cada una) o la asistencia habitual (control). Fueron criterios de exclusión una clase de Killip > II, un intervalo entre el comienzo de los síntomas y la reperfusión > 6 horas, hipotensión persistente, bradicardia, bloqueo auriculoventricular, infarto previo o tratamiento activo con betabloqueantes. Los médicos locales responsables desconocían el tratamiento asignado. De no estar contraindicado, todos los pacientes debían recibir tratamiento prolongado por vía oral con betabloqueantes, comenzando en las primeras 24 h del ingreso. Se evaluaba el tamaño del infarto mediante resonancia magnética (MRI) una semana después del infarto y, caso de demostrarse un retraso de la captación del gadolinio, se repetía el estudio de imagen 6 meses después. El criterio primario de valoración fue una combinación de muerte, reingreso por insuficiencia cardiaca, reinfarto y arritmia ventricular. Se realizó un seguimiento de los pacientes durante una mediana de dos años y un mínimo de un año.

+

En un análisis previo de este grupo de pacientes se demostró que, a la semana, el tamaño del infarto era un 20% menor en los pacientes que habían recibido metoprolol IV respecto a los controles. En ese análisis, la administración IV de metoprolol se asoció a una mejor fracción de eyección del ventrículo izquierdo (48.7 ± 9.9% frente a 45.0 ± 11.7%) y a un menor volumen telesistólico del ventrículo izquierdo (98.1 ± 36.0 mL frente a 112.0 ± 45.0 mL) seis meses después del infarto. Solo el 11% de los pacientes del grupo del metoprolol IV presentaron una fracción de eyección lo suficientemente baja (≤ 35%) como para plantearse prevención primaria con un desfibrilador cardioversor implantable (ICD, del inglés implantable cardioverter defibrillator) a los 6 meses, comparado con el 27% de los pacientes del grupo control; y un número significativamente menor de pacientes del grupo del metoprolol IV presentó una indicación de clase I para someterse a ICD [7% frente a 20%; razón de posibilidades ajustada, 0.32; intervalo de confianza (IC) al 95%, 0.13­–0.81]. El criterio de valoración combinado se dio en el 10.8% de los pacientes del grupo del metoprolol IV y en el 18.3% de los sujetos control (cociente de riesgos instantáneos o hazard ratio-HR ajustado, 0.55; IC al 95%, 0.26–1.04; p = .065), debido principalmente al menor número de ingresos por insuficiencia cardiaca en el grupo del metoprolol (2.2% frente a 6.9%; ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.