Skip to Main Content

+

+

El ensayo de nuevos tratamientos para la enfermedad de Alzheimer se centra cada vez más en pacientes que presentan signos característicos en los estudios de imagen especializados pero cuya función cognitiva es normal. Se cree que esta fase “preclínica” es el momento ideal para intervenir en el trastorno. Sin embargo, queda por responder una importante cuestión sobre la evolución natural de estos pacientes: si, a pesar de presentar esos signos, muchos permanecen cognitivamente normales el resto de su vida, tal vez no sea siempre necesaria la intervención terapéutica.

+

En un importante estudio, Jack et al. (2014) se propusieron evaluar tales hallazgos de neuroimagen en una cohorte de individuos cognitivamente normales de diversas edades y, para ello, examinaron a pacientes de entre 50 y 89 años de edad de un gran estudio de envejecimiento realizado en el condado de Olmsted, Minnesota, cuya cognición se había considerado normal basándose en una batería de nueve pruebas neuropsicológicas y en evaluaciones efectuadas por un médico y un coordinador del estudio. En los siete meses posteriores a la evaluación cognitiva se les sometió a todos a tomografía por emisión de positrones (PET) de amiloide, a PET con fluorodesoxiglucosa (FDG) y a resonancia magnética (MRI). En el estudio de PET de amiloide se usó el compuesto B de Pittsburgh (PiB), que permite visualizar los depósitos de amiloide en el cerebro. Como marcadores de neurodegeneración se tomaron las características específicas de la enfermedad de Alzheimer en la prueba de PET con FDG o volúmenes de hipocampo pequeños en la MRI. Con estas modalidades, se pudo clasificar a los pacientes en un grupo con amiloidosis (A+), otro con neurodegeneración (N+), con ambas (A+N+) o libre de ambas.

+

Se incluyó en el estudio a 985 participantes cognitivamente normales. Con 50 años, todos los pacientes estudiados eran A–N–; sin embargo, este valor cayó espectacularmente con la edad y fue de solo un 17% a los 89 años. Del mismo modo, la frecuencia de A–N+ aumentó hasta alcanzar un 24% a los 89 años; muchos de estos pacientes presentan formas de neurodegeneración no asociadas a la enfermedad de Alzheimer. Es interesante que los A+N–, supuestamente aquellos con amiloidosis sin que haya producido neurodegeneración importante, aumentaron al 28% a los 74 años, pero luego se redujeron al 17% a los 89, tal vez por la conversión de algunos a A+N+. A los 89 años el 42% de los pacientes eran A+N+, una cantidad sorprendentemente elevada de individuos cognitivamente normales.

+

Se observó que la amiloidosis era más frecuente en los pacientes portadores de APOE ɛ4 que en los no portadores. Los varones tenían mayor probabilidad que las mujeres de ser A+N+, pero menor de ser A+N–, y no se observó ninguna interacción significativa entre el sexo y el estado respect a la APOE.

+

Se demuestra en este importante estudio que una gran cantidad de pacientes, que aumenta con la edad, presentan cambios de amiloidosis, neurodegeneración o ambas, siendo cognitivamente normales. Este hallazgo tiene importantes implicaciones sobre ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.