Skip to Main Content
Anomalías de la..

+

Recientemente, las conmociones cerebrales deportivas han recibido creciente atención por parte de clínicos e investigadores, debido a la acumulación de datos que indican los riesgos de alteración motora y cognitiva a largo plazo, especialmente si se repiten las lesiones. Las funciones motora y cognitiva también pueden menguar algo con el envejecimiento normal, y sigue sin estar clara la interacción entre envejecimiento y conmoción cerebral.

+

Para aclarar esa relación y poder sentar las bases de un modelo de lesión a largo plazo posconmoción, Tremblay et al. (2014) estudiaron a antiguos atletas universitarios varones de entre 51 y 75 años que hubieran jugado a hockey sobre hielo (70%) o a fútbol americano (30%). Se excluyó a los que presentaran síntomas clínicos neurológicos o psiquiátricos (p. ej., deterioro cognitivo leve, depresión o demencia), creando una cohorte de antiguos atletas clínicamente normales en una etapa avanzada de la vida. Los pacientes habían mantenido un elevado nivel de actividad física y no eran obesos. Se comparó a 15 atletas con antecedentes de conmoción cerebral deportiva con 15 atletas sin tales antecedents, sin que hubiera diferencias entre los dos grupos en cuanto a edad media (alrededor de 59 años), nivel educativo (alrededor de 17 años) y frecuencia del alelo APOE ε4. Todos los pacientes fueron sometidos a pruebas neuropsicológicas y estudios de neuroimagen, incluyendo resonancia magnética (MRI) estructural e imágenes de resonancia con tensores de difusión (DTI, del inglés diffusion tensor imaging, o tractografía)), técnica esta última que puede medir la integridad y la conectividad de la sustancia blanca.

+

Aunque ninguno de los participantes mostró signos de depresión o demencia ni cumplía criterio alguno de enfermedad neurológica clínica, en el grupo con conmoción se observaron anomalías cognitivas subclínicas localizadas de la memoria y de la función ejecutiva. Sin embargo, los estudios convencionales de neuroimagen solo mostraron cambios benignos compatibles con el envejecimiento normal en los dos grupos, incluyendo una ligera dilatación de los espacios perivasculares y leucoencefalopatía de origen aterosclerótico. En el grupo de la conmoción se observaron ventrículos significativamente mayores; sin embargo, en las imágenes estructurales de la periferia de la sustancia gris no se advirtieron diferencias significativas entre los dos grupos, por lo que los autores se centraron en las diferencias de sustancia blanca usando DTI.

+

Al analizar las tractografías (DTI) se observó un patrón difuso de anomalías de la sustancia blanca solo en el grupo con antecedentes de conmoción; aunque eran generalizadas, se observaban principalmente en el cuerpo calloso y en las redes frontoparietales. En los pacientes con conmoción cerebral se demostraron ciertas correlaciones entre las anomalías subclínicas obtenidas en las pruebas neuropsicológicas y esas regiones con alteración de la sustancia blanca.

+

Este es el primer estudio en demostrar anomalías difusas de la sustancia blanca en pacientes clínicamente normales con antecedentes de conmoción deportiva. Esos hallazgos en la DTI concuerdan con los observados en pacientes jóvenes con traumatismo craneoencefálico leve, pero también son similares a los que se encuentran en ancianos debido al envejecimiento ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.