Skip to Main Content

+
++

La esclerosis múltiple recidivante remitente (RRMS, del inglés relapsing-remitting multiple sclerosis) es un trastorno autoinmunitario que se caracteriza por repetidos episodios de inflamación del sistema nervioso central (SNC), afecta con frecuencia a personas jóvenes y es causa importante de discapacidad a nivel mundial. La mayoría de los tratamientos disponibles están diseñados esencialmente para suprimir elementos del sistema inmunitario, pero existe un interés creciente en elaborar tratamientos que “reinicialicen” el sistema inmunitario y produzcan una curación a largo plazo.

++

Burt et al. (2015) han estudiado el trasplante no mieloablativo de células madre hematopoyéticas en pacientes con esclerosis múltiple y han publicado una serie no comparativa de casos tratados con este tipo de trasplante en un solo centro durante más de 10 años. El protocolo de estudio incluyó a pacientes con RRMS que cumplieran criterios estándar y en los que hubiera fracasado el tratamiento con al menos un fármaco autorizado. Los candidatos debían tener una puntuación en la escala ampliada del estado de discapacidad (EDSS, del inglés extended disability status scale) de 2.0–6.0 (las puntuaciones menores entre 0 y 10 indican menos discapacidad) y haber sufrido al menos 2 recidivas clínicas en los 12 meses previos, tratadas con corticosteroides, o 1 recidiva en 12 meses con el hallazgo en otro momento de una nueva lesión reforzada en la resonancia magnética (MRI). A título compasivo, se incluyó en el estudio a varios pacientes que no cumplieron esos criterios.

++

Se practicó un trasplante no mieloablativo de células madre hematopoyéticas a 151 pacientes, con una pauta preparatoria de ciclofosfamida y alemtuzumab (22 pacientes) o ciclofosfamida y timoglobulina (129 pacientes). Fueron incluidos en el análisis 145 de esos pacientes que completaron un seguimiento medio de 2.5 años. Se les administró diariamente por vía oral aciclovir, fluconazol y trimetoprim-sulfametoxazol durante periodos prolongados para prevenir las infecciones comunes en inmunodeprimidos. La mediana de edad de los pacientes fue de 37 años, y la mediana de la puntuación EDSS previa al trasplante fue de 4.0. El criterio primario de valoración fue la mediana de la puntuación EDSS al finalizar el seguimiento.

++

Se observó que las puntuaciones EDSS mejoraron de forma significativa hasta una mediana de 3.0 a los 2 años y de 2.5 a los 4 años (p < .001 en cada periodo). Se demostró una mejoría significativa de la discapacidad (definida como una reducción de la EDSS de al menos 1 punto) en 41 pacientes a los 2 años y en 23 pacientes a los 4 años. En el estudio no existió una mejoría significativa de los pacientes con una forma progresiva secundaria de esclerosis múltiple. La supervivencia sin recidiva a los 4 años fue del 80%, y la supervivencia sin progresión del 87%. Las puntuaciones de calidad de vida total mejoraron de manera significativa respecto a los cuestionarios previos al trasplante y el volumen lesional por MRI en T2 se redujo significativamente respecto al inicial.

++

El tratamiento fue tolerado relativamente bien, y la mediana de duración del ingreso hospitalario fue de 10 (intervalo de confianza al 95%, 10.21–10.75). Los pacientes requirieron una mediana de 2.6 transfusiones de plaquetas y de 2.0 transfusiones de hematíes. Las infecciones fueron raras y no se produjeron en la cohorte muertes debidas al tratamiento. En muy pocos pacientes se observaron disfunción tiroidea y trombocitopenia inmunitaria.

++

Este estudio presenta múltiples limitaciones, incluyendo su naturaleza no comparativa. Antes del trasplante se trató a los pacientes con fármacos que reducen la discapacidad y la inflamación en pacientes con esclerosis múltiple, por lo que es difícil determinar qué parte del efecto observado se ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.