Skip to Main Content

INTRODUCTIÓN

Las reacciones cutáneas figuran entre las reacciones adversas más frecuentes a los medicamentos. La mayor parte son benignas, pero algunas pueden ser letales. El reconocimiento rápido de las reacciones graves, la interrupción de los medicamentos y las intervenciones terapéuticas adecuadas reducen al mínimo las repercusiones de la toxicidad. En este capítulo se describirán las reacciones cutáneas adversas que se presentan tras la administración de fármacos sistémicos; se expone su frecuencia, distribuciones y patogenia y se ofrecen algunos lineamientos prácticos sobre tratamiento, valoración de la causalidad y utilización futura de fármacos.

USO DE FÁRMACOS PRESCRITOS EN ESTADOS UNIDOS

En Estados Unidos, cada año se extienden más de 3 000 millones de prescripciones para más de 60 000 productos farmacéuticos, los cuales incluyen más de 2 000 diferentes ingredientes activos. Los pacientes hospitalizados tan sólo cada año reciben cerca de 120 millones de esquemas de farmacoterapia, y la mitad de los adultos estadounidenses recibe con regularidad medicamentos prescritos como pacientes externos. Muchas personas utilizan fármacos que se venden sin prescripción médica que ocasionan reacciones cutáneas adversas.

FRECUENCIA DE REACCIONES CUTÁNEAS

Diversos estudios de cohortes a gran escala documentaron que las reacciones cutáneas agudas a los medicamentos afectaban a casi 3% de los pacientes hospitalizados. Tales reacciones por lo general se presentan en el lapso de algunos días a cuatro semanas después de iniciar el tratamiento.

Muchos fármacos de uso común conllevan una tasa de “exantema” de 1 a 2% durante los ensayos clínicos previos a la comercialización. El riesgo suele ser más alto cuando se usan medicamentos en poblaciones generales no seleccionadas. La frecuencia puede llegar a 3 a 7% para amoxicilina, sulfametoxazol y muchos anticonvulsivos. Puede aun ser más elevada con los fármacos contra el virus de inmunodeficiencia humana.

Además de las erupciones agudas, diversas enfermedades de la piel pueden ser desencadenadas o exacerbadas por la utilización prolongada de fármacos, por ejemplo, prurito, pigmentación, trastornos de las uñas o del pelo, psoriasis, pénfigo ampolloso y pénfigo vulgar. Estas reacciones medicamentosas no son frecuentes, pero no se ha evaluado ni su frecuencia ni su impacto en la salud pública.

En una serie de 48 005 pacientes hospitalizados durante un periodo de 20 años, el exantema morbiliforme (91%) y la urticaria (6%) fueron las reacciones cutáneas más frecuentes. Las reacciones graves de hecho son demasiado raras para detectarse en estas cohortes. Aun cuando son infrecuentes, las reacciones cutáneas graves a los medicamentos tienen una repercusión importante en la salud y en la evaluación del riesgo frente al beneficio de los fármacos debido a la mortalidad y las secuelas de importancia. Algunos grupos de individuos tienen un mayor riesgo de reacciones adversas: pacientes con colagenopatías vasculares, receptores de injerto de médula ósea y aquellos con infección aguda por el virus de Epstein-Barr. La fisiopatología que explica esta relación se desconoce. También se ha ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.